MARIDAJE DE VINOS VINOS Y MARIDAJES VINOS Y MARIDAJES - MAPA DEL SITIO

 

   
Variedades

Tinto

Blanco

Espumantes

Rosado

Cepas Tintas

Agliánico

Ancellota

Arinarnoa

Barbera

Bonarda

Bourboulenc

Cabernet Franc

Cabernet Sauvignon

Caladoc

Carignan

Carmenere

Ekigaina

Graciano

Grenache Noir

Lambrusco

Malbec

Marselan

Merlot

Mourvedre

Nero D´avola

Petit Verdot

Pinot Noir

Sangiovese

Syrah

Tannat

Tempranillo

Zinfandel

Cepas Blancas

Chardonnay

Chenin

Gewurztraminer

Champagne

Grecánico Dorato

Moscatel

Moscato

Pedro Ximénez

Pinot Gris

Riesling

Sauvignon Blanc

Semillón

Tocai Friulano

Torrontés

Ugni Blanc

Verdelho

Viognier

Maridaje

La uva

Selección de uvas

Cultivo uva

Prensado uva

Fermentación

Maduración

Cata y degustación

Catar Vino blanco

Copas para cada vino

Vino casero

Cómo servirlo

Copas en la mesa

Decantación

Temperatura

Descorche

Corcho

Etiquetas

Aromas

Bouquet

Aroma Tabaco

Aroma madera

Aroma sucio

Color del vino

10 recetas 'al vino'

Historia del vino

Accesorios/Gadgets

Embotellado

Composición

Conservación del vino

Vinos jóvenes y añejos

El Champagne

Curiosidades del champagne

Historia del champagne

Variedades

Dulzura

Botellas

Corcho

Cómo abrir botella

Más...

Vino Orgánico

Vinos Kosher

El Brindis

Envejecer el vino

Usos del vino

Almacenamiento

Cavas de vino

Botellas

Color de las botellas

Sommelier/Sumiller

Vinoterapia

Beneficios del vino

¿Qué significa D.O.C.?

Vino sin alcohol

Vinos de lujo

¿Es buen Vino?

Vino patero

¿Cómo comprar un vino?

Glosario

 

¿CÓMO SABER SI UN VINO ES BUENO?

Un vino ácido nos deja la boca seca pero nos hace salivar después de haberlo tragado, al contrario que uno tánico.
 

Un vino es bueno si nos resulta agradable al paladar. Sin embargo, los expertos utilizan una serie de parámetros para definir cómo de bueno es ese vino. El primero de esos conceptos sería el del equilibrio. Este término se refiere a la relación entre la dulzura, la acidez, el tanino y el alcohol. El tanino y la acidez tienden a endurecer el vino, mientras que el alcohol y el azúcar lo suavizan. Así un vino es equilibrado cuando nada resalta al probarlo.

Otro parámetro es la longitud del vino. Se emplea para decir si un vino sabe a lo largo de todo el paladar y no se queda ala mitad. Cuando un vino causa una buena sensación en la boca pero se queda ahí y el sabor no se centra en la lengua, se dice que es un vino corto.

La profundidad: Se dice que un vino es profundo cuando no sabe plano si no que parece tener otras capas de sabor.

La complejidad: un vino que revela nuevas impresiones y sabores se considera de mejor calidad que aquel que es simple y directo.

La tipicidad: Para juzgar si un vino es típico, es decir fiel a su variedad hay que distinguir las características que se le atribuyen a los vinos hechos de las principales variedades de uvas. Fuente

Compartir este articulo :

 

 

MARIDAJE DE VINOS mapa del sitio