MARIDAJE DE VINOS VINOS Y MARIDAJES VINOS Y MARIDAJES - MAPA DEL SITIO

 

   
Variedades

Tinto

Blanco

Espumantes

Rosado

Cepas Tintas

Agliánico

Ancellota

Arinarnoa

Barbera

Bonarda

Bourboulenc

Cabernet Franc

Cabernet Sauvignon

Caladoc

Carignan

Carmenere

Ekigaina

Graciano

Grenache Noir

Lambrusco

Malbec

Marselan

Merlot

Mourvedre

Nero D´avola

Petit Verdot

Pinot Noir

Sangiovese

Syrah

Tannat

Tempranillo

Zinfandel

Cepas Blancas

Chardonnay

Chenin

Gewurztraminer

Champagne

Grecánico Dorato

Moscatel

Moscato

Pedro Ximénez

Pinot Gris

Riesling

Sauvignon Blanc

Semillón

Tocai Friulano

Torrontés

Ugni Blanc

Verdelho

Viognier

Maridaje

La uva

Selección de uvas

Cultivo uva

Prensado uva

Fermentación

Maduración

Cata y degustación

Catar Vino blanco

Copas para cada vino

Vino casero

Cómo servirlo

Copas en la mesa

Decantación

Temperatura

Descorche

Corcho

Etiquetas

Aromas

Bouquet

Aroma Tabaco

Aroma madera

Aroma sucio

Color del vino

10 recetas 'al vino'

Historia del vino

Accesorios/Gadgets

Embotellado

Composición

Conservación del vino

Vinos jóvenes y añejos

El Champagne

Curiosidades del champagne

Historia del champagne

Variedades

Dulzura

Botellas

Corcho

Cómo abrir botella

Más...

Vino Orgánico

Vinos Kosher

El Brindis

Envejecer el vino

Usos del vino

Almacenamiento

Cavas de vino

Botellas

Color de las botellas

Sommelier/Sumiller

Vinoterapia

Beneficios del vino

¿Qué significa D.O.C.?

Vino sin alcohol

Vinos de lujo

¿Es buen Vino?

Vino patero

¿Cómo comprar un vino?

Glosario

 

MARIDAJE DE VINOS - PLATOS Y VINOS

Dependiendo del tipo de vino elegido, tenemos que saber a qué temperatura debería servirse. Aunque consultando varios libros, hay ligeras variantes, hemos optado por esta clasificación:
 

1. Blancos secos. Entre 7 y 9 grados.

2. Blancos con cuerpo. Entre 9 y 11 grados.

3. Tintos ligeros. Entre 11 y 14 grados.

4. Rosados. Entre 8 y 10 grados.

5. Tintos con cuerpo. Entre 14 y 16 grados.

Vinos y platos

Dependiendo del plato a servir, tenemos que saber que vino debería servirse. Unas pequeñas pautas serían:

1. Blancos ligeros. Pescados blancos.

2. Blancos con cuerpo. Pescados azules, mariscos y salsas.

3. Tintos ligeros. Carnes rojas.

4. Rosados. Carnes blancas.

5. Tintos con cuerpo. Carnes rojas y caza.

Aunque hemos dado una clasificación por el vino, vamos a dar otra más completa en función de los platos a servir, y que al ser más amplia nos puede dar una orientación mejor a la hora de crear el menú ideal:

1. Entremeses.

Si son de embutidos y quesos, podemos utilizar un rosado seco. Si hay pescado (o fritos tipo calamares, gambas ...) podemos utilizar un blanco seco.

2. Primero caldoso.

Si hay un primer plato como sopa o consomé, lo mejor es servir un blanco seco.

3. Primer plato.

Arroces, un blanco seco (también con arroces con pescado). Si el arroz lleva carne, podemos servir un tinto joven. Las pastas admiten un rosado joven, y las legumbres un tinto joven.

4. Pescados.

Los pescados blancos (más suaves) admiten servir blancos ligeros o rosados jóvenes. Los pescados azules (más fuertes) y los mariscos admiten blancos de más cuerpo e incluso blancos de aguja. También es admisible un rosado joven y fresco. Sobre todo si el pescado es fuerte y acompañado de guarnición como el "Salmón Papillote", por ejemplo.

5. Carnes.

Las carnes suaves o blancas, van acompañadas de un rosado o tinto joven. Las carnes rojas o de caza un tinto añejo y con cuerpo. Las carnes guisadas y a la brasa pueden servirse con un tinto crianza con cuerpo. Pueden darse ciertas variantes más que en función del tipo de carne en función de la preparación de la misma. No es lo mismo tomarse una carne a la plancha que una carne al Roquefort con guarnición.

6. Huevos.

Fritos, al plato o con platos fuertes (escalfados en un bacalao al pil-pil , por ejemplo) tintos jóvenes. Revueltos, cocidos y preparados "suaves" rosados, o tintos secos y jóvenes.

7. Quesos.

Tiernos y cremosos, rosado o tinto joven y ligeramente afrutado. Quesos curados, semicurados y fermentados, tinto viejo con cuerpo.

8. Postres.

En función del tipo de postre si es dulce, podemos utilizar un vino generoso. Si es salado o frío (como un sorbete o un helado) podemos servir un blanco frío y seco o semiseco. Aunque la costumbre es servir el postre acompañado de cava o champán (bebida que puede ser tomada a lo largo de toda la comida perfectamente, aunque no tengamos esa costumbre).

Independientemente del vino que elija para cada plato, recuerde una regla fundamental: no debe servir vinos con más cuerpo y sabor antes que otros más jóvenes y menos intensos. Por ello como se comentó anteriormente, es importante saber elegir el vino adecuado, pero también en qué orden se van a servir.

No ahorre nunca en el vino. Puede estropearle la comida más exquisita. Y guarde relación calidad de la comida y la calidad del vino elegido. No conjunte elementos desproporcionados, grandes manjares con pésimos vinos o viceversa. Fuente

Compartir este articulo :

 

 

MARIDAJE DE VINOS mapa del sitio